Los cielos de la sierra del Segura son el lugar ideal para disfrutar de aves que no es sencillo divisar en otras regiones de la geografía española. Desde el vuelo del quebrantahuesos, los buitres leonados, y la majestuosa figura del águila imperial ibérica. Hay además otras especies no tan conocidas, pero que deleitarán a los turistas o aficionados a la fotografía ornitológica, como es el caso del pequeño verderón serrano, la curruca mirlona, y otros muchos.

El carácter montañoso de la Sierra del Segura hace necesario que la observación de las aves tenga que hacerse desde lugares específicos, como los cauces y arroyos de montaña, embalses, fuentes, calares, zonas forestales, paredes rocosas y cañones fluviales, etc.

El patrimonio de fauna y flora con el que contamos ha obtenido el reconocimiento de las instituciones regionales, nacionales y europeas, otorgando diferentes sistemas de protección a más de la mitad de la superficie de la comarca.

Zonas forestales

La Sierra del Segura tiene en su interior una extensa variedad forestal de gran riqueza, tanto ornitológica, como botánica. Desde extensas masas de pinares, hasta los llamados sabinares, cuyos frutos atraen a todo tipo de especies de aves.

Las zonas con matorral, localizadas en las partes más cálidas de la Sierra, constituyen el hábitat idóneo para algunas especies de carácter mediterráneo, como es el caso de las currucas, cuya visualización es muy demandada por los visitantes

En la observación de las aves de mayor tamaño, los rincones forestales de la sierra son un excelente mirador para el águila culebrera, el azor, y el aguililla calzada.

Cohabitando con nosotros

En nuestros pueblos y aldeas de sierra también contamos con diferentes especies de aves que realizan su ciclo vital aprovechando la presencia de construcciones de todo tipo, huertos y plantaciones. Es sencillo encontrar gorriones comunes, golondrinas, vencejos, aviones, y otras especies no tan conocidas, como es el caso de la golondrina dáurica y el colirrojo tizón.

Ornitología en embalses

Los humedales del entorno del Segura con un atractivo lugar para todo tipo de fauna, incluidas las aves. Aunque estos embalses no se caracterizan por grandes comunidades de aves acuáticas, son unos puntos de mucho interés para iniciarse en la observación de aves, o para actividades didácticas. Entre las especies que podemos encontrar, se encuentran los ánades azulones, gallinetas comunes, fochas, garzas reales, porrones europeos, y muchas otras.

Las aves más buscadas en la Sierra del Segura

Según sus peculiaridades de especie, interés de expertos ornitólogos, y demanda de fotógrafos y turistas, las aves más interesantes son:

  • Quebrantahuesos. Un buitre muy conocido con una especie de antifaz negro que llega hasta la base del pico, acabando en unas barbas. En función de su edad, tiene diversos tipos de plumaje. Los ejemplares que tenemos son juveniles y adultos procedentes de programas de reintroducción de la especie, absolutamente prioritaria para el turismo ornitológico.
  • Águila-azor perdicera. Un ave de tamaño mediano con un parche blanco muy visible en el centro de su espalda, unas partes superiores de color marrón oscuro, y una banda mediana negruzca. En la Sierra del Segura contamos con unas 16 parejas reproductoras, lo que ha propiciado que la comarca haya sido declarada ZEPA (Zona de Especial Protección para Aves).
  • Buitre leonado. Un ave rapaz inconfundible de gran tamaño. Hay ejemplares que superan incluso los 10 kilos y dos metros y medio de envergadura. Su plumaje es color canela en casi todo el cuerpo, con un marrón tirando a negro en los extremos. Es característico por su cabeza y cuello pelados. Su pico ganchudo, típico en las rapaces, le permite desgarrar su alimento.
  • Mirlo Capiblanco. De un tamaño mediano y parecido al mirlo común, tiene unas plumas de color negro en el caso del macho, y gris pardo en la hembra. Habita la alta montaña, en la Sierra del Segura lo encontramos en sabinares, compartiendo su existencia con otras especies de túrdidos. Es una especie considerada de “interés especial”, muy demandada por turistas y fotógrafos.
  • Curruca Mirlona. Es la curruca de mayor tamaño de toda la geografía española. Con un pico muy robusto, y su garganta blanca, el macho presenta una especie de antifaz casi negro, con la frente oscura. Su sobrenombre de mirlona procede de su canto, muy parecido al del mirlo común, con tonos entre aflautados y graves. No se considera especie amenazada.

Los lugares más adecuados para la observación

-          El “Melón de Ayna”. Un impresionante conjunto de rocas con vistas al río Mundo. Entre las especies más visibles en la zona está la collalba negra, el llamado roquero solitario y el halcón peregrino.

-          Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima. El espacio más conocido de la zona. Para el observador ornitológico, se pueden fotografiar  el trepador azul, picos picapinos, arrendajos y la lavandera cascadeña.

-          Venta Tiziano-las Juntas. En Yeste encontramos un bello paisaje, donde se juntan en Segura y el Zumeta. Un excelente mirador para disfrutar del vuelo del buitre leonado.

-          Observatorio de Mingarnao. En Nerpio, en lo más alto del monte de Mingarnao, se ubica el único observatorio de estas características, ideal para deleitarnos con imágenes del buitre leonado, águila real, el halcón peregrino, y otras.

-          Reserva Natural Sierra de las Cabreas. En Nerpio se halla la única reserva natural de la zona, ideal para la observación del escribano montesino, la curruca mirlona y otras especies.