Naturaleza e historia se entremezclan en este municipio, que se distingue de otros por su larga relación con el el agua, siempre presente en Letur, para regar, beber, lavar y refrescarse, función que cumplían, en otros tiempos, los pilares repartidos por todo el pueblo, haciendo que el preciado líquido llegara a todos los hogares. Todavía algunas de estas fuentes, como el pilar de la calle Llana, muestran orgullosas las piedras desgastadas por el uso que servían para poner el cántaro; “Tanto va el cántaro a la fuente…..”. El agua bulle y canta por las callejuelas de Letur a través de su alcantarillado moruno, que riega los huertos en el peñasco, ¡que labor la de los moros que engrandecieron Letur y lo hicieron prospero.Innumerables acequias, malecones, pilares, fuentes, charcos, balsas, ramblas y arroyos. ¡Letur es agua, y el agua nace, corre y vive en este verde valle!

Además, en nuestra visita a Letur hay monumentos de interés que no podrás perderte,  como por ejemplo la Iglesia parroquial de Santa María de la Asunción, del siglo XVI, y declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional. Es de estilo gótico y su fachada renacentista.

También se encuentran las Ermitas de San Sebastián y la Ermita del Alto, con fachadas renacentistas, una situada antes de bajar al casco antiguo y otra debajo.

Otro monumento que merece la pena visitar es su Ayuntamiento, de construcción renacentista del siglo XVI, destaca la balconada, como curiosidad mencionar que sobre esta balconada se encuentra una placa conmemorativa al rey Amadero de Saboya, que es el único que tiene en España, ya que fue rey tan solo tres años entre 1870 y 1873.

Además de arquitectura gótica y renacentista encontramos una muestra de arquitectura islámica en la calle Albayacín, es una calle sin salida e irregular, que tiene cinco portales que destacan el estar construidos con un arco de medio punto con dos jambas.

En su paraje natural podemos encontrar el arroyo de Letur, al que van a parar todas las aguas que nacen en el pueblo, otra característica de este arroyo es que cuenta con el mirador de La Molatica, desde el que se puede observar todo el municipio, así como la cascada del arroyo.

El río Segura a su paso por Letur nos deja zonas repletas de belleza, como el Charco Pataco en la huerta de Los Cantalares,  o el Charco de Las Canales.

Sin duda un paraje de parada obligatoria para el turismo rural.