Las alfombras de serrín de Elche de la Sierra ya cuentan, desde el pasado 14 de abril con el prestigio de ser declaradas como Fiesta de Interés Turístico Nacional, coincidiendo con la celebración del Cincuenta Aniversario desde su creación. Hoy, 28 de mayo de 2014, se cumplen 50 años desde aquel día que Francisco Carcelén junto a 10 mozos de Elche de la Sierra, salieron a escondidas de sus casas y realizaron una alfombra de viruta de colores a lo largo del recorrido de la procesión del Corpus, sorprendiendo a todos los vecinos de la Localidad.

“La idea original fue del ya citado Francisco Carcelén, comerciante del pueblo, quien en uno de sus viajes a Cataluña contempló las alfombras de flores que allí se realizaban y pensó que se podía realizar unas alfombras de vistosidad similar aprovechando los excedentes de viruta que existían en la localidad.  Junto con sus compañeros de los Grupos de Cristiandad, Francisco Carreto, Jesusete el del Casino, Megías Merenciano,José Rodríguez “Pinocho”,José Rodríguez “Pepe el de Tomás”, Manuel Gamo “el de la Imprenta, Manuel Gomez “el del Rojo”,  José Jiménez “El de Virgilio”,  y José Córcoles “del Herrero”  culminaron aquella noche el proyecto que llevaban preparando meses.  Aquella noche comenzó una nueva forma de vivir el Corpus que los elcheños, orgullosos, vivirán año a año como una manera de sentirse únicos y especiales.  A los primeros alfombristas se les va uniendo poco a poco todo el pueblo con ilusión y muy pronto empieza la evolución, ya que en el año 1966 los hermanos Galera ya realizan dos alfombras “de plaza” separadas del resto de la alfombra continua, ambas con boceto de Pedro Galera,  la última cena en estilo cubista y el cristo que pasará a llamarse del “huevo frito”. Ambas sorprenden al resto de alfombristas y suponen el inicio de una gran evolución que tiene lugar año a año por las peñas alfombristas en un afán por innovar y descubrir todas las posibilidades artísticas del serrín

La importancia de este reconocimiento hay que digerirla como un hecho memorable, pues actualmente, solamente cuatro fiestas o acontecimientos provinciales cuentan con este reconocimiento, los Carnavales de Villarrobledo, las Fiestas Mayores de Almansa, la Semana Santa de Tobarra y ahora también, las Alfombras de Serrín de Elche de la Sierra. Es un reconocimiento al buen hacer de todo un pueblo, orgulloso de sus tradiciones, una tradición que tuvo su origen allá por el año 1964, con unas rudimentarias alfombras, confeccionadas con virutas teñidas de colores, pero que causaron sorpresa y expectación en todos los elcheños que aquella mañana, de mediados del pasado siglo, las contemplaban como un milagro en forma de color. Poco a poco, el pueblo de Elche de la Sierra se fue implicando en la elaboración de esta singular muestra de arte efímero, y fue entonces cuando las alfombras elcheñas empiezan a evolucionar. Año tras año, los grupos alfombristas intentaron innovar, sacar el mayor partido posible a los humildes materiales y a los colores, hasta conseguir perfeccionar una técnica única, que como tal, sólo se da en nuestro municipio.

Las Alfombras de Serrín de Elche de la Sierra, constituyen una seña de identidad no sólo para el municipio, sino también para nuestra comarca, para nuestra provincia y para nuestra región. Muchos han sido los municipios que han querido imitar la técnica en la elaboración de este arte efímero, pero sólo Elche de la Sierra, ha sabido engrandecer, innovar, evolucionar y hacerse con el reconocimiento de ser declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Hay que señalar que, el Grupo de Acción Local ha apoyado el proyecto de promoción y difusión del 50 aniversario del evento dentro de los fondos del Eje 4 de FEADER

Video publicitario de las Alfombras de Elche de la Sierra: